Desde hace más de 15 años, la Fundación La Merced Migraciones viene celebrando el Día Mundial de las Personas Refugiadas como fecha de referencia por su especial implicación con las personas migrantes y solicitantes de asilo. Este año invitamos a todo el mundo a participar en la jornada Abre tu Puerta que tendrá lugar el martes día 17, en el Parque Eva Perón de Madrid, con el fin de visibilizar y acercar la realidad de las más de 43 millones de personas que se ven obligadas a abandonar su casa.

Aquí compartimos nuestro manifiesto para este día:

En el año 2000 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 20 de Junio, el Día Mundial de los Refugiados, como una expresión de solidaridad con África, continente que alberga a la mayoría de los refugiados del mundo.

Desde el año 2000 la desigualdad, los conflictos armados, y la persecución por distintos motivos no han dejado de crecer, obligando a muchos niños y niñas, familias, hombres y mujeres, a huir de sus casas, de sus países, buscando protección y un futuro en otro lugar. Además los caminos de huida son cada vez más peligrosos y las posibilidades de acceder a un territorio seguro más difíciles. La situación de Siria, Mali, la República Centroafricana o el Congo son fiel reflejo de esta situación.

Por eso, en esta celebración del Día Mundial de las personas refugiadas, queremos denunciar:

  • La política europea de cierre de fronteras que cuesta la vida a las personas refugiadas, obligándoles a recurrir a vías de acceso cada vez más peligrosas y les aboca a las mafias y redes de tráfico y trata de seres humanos.
  • La instalación de concertinas y el uso de material antidisturbios en la frontera sur, que ponen en peligro la vida de los personas generando situación de indefensión y desprotección.
  • Las expulsiones colectivas, que además de ilegales, imposibilitan a los posibles solicitante de asilo el pedir protección conforme a la Convención de Ginebra.
  • La situación de los CETIS de Ceuta y Melilla que impide a los solicitantes de asilo acceder a la península, obligándoles a mantenerse en condiciones de internamiento y ausencia de expectativas durante mucho tiempo.

 

Desde la Fundación La Merced Migraciones expresamos nuestra solidaridad y nuestro compromiso con todas las personas refugiadas, pero también con todas las personas que se encuentran en camino, buscando protección.

Queremos promover una puerta abierta en nuestros barrios y ciudades, animando a los vecinos, asociaciones, entidades y empresas a acercarse a su realidad descubriendo el enorme potencial de quienes han dado lo mejor de sí para sobrevivir y exigiendo a la administración local mecanismos de protección social.

Que se sensibilice y eduque a la sociedad civil para que entienda lo que es y lo que supone “una tarjeta roja”… una solicitud de asilo. Que estas personas no se vean obligadas a contar su “historia más dura” como justificación cada vez que se enfrentan a tareas cotidianas como pagar con tarjeta, identificarse ante una autoridad o pedir alguna prestación en servicios sociales. No se trata de victimizar, sino de dignificar.

Demandamos una puerta abierta en las blindadas fronteras para que las personas solicitantes de asilo puedan acceder a lugares seguros sin necesidad de jugarse la vida en las vallas o en el estrecho: que se desmonten las concertinas, que se permita solicitar asilo en las demarcaciones consulares, que se autoricen visados en lugares de conflicto.

Necesitamos una puerta abierta en los medios de comunicación: para que hagan hueco a la realidad de las personas refugiadas con honestidad y fidelidad, que nos ayuden a conocer la realidad de los lugares en conflicto.

Queremos que se visibilice a este colectivo y que se le dé un lugar digno en nuestra ciudadanía, y que se refuerce y legitime su lucha por la supervivencia y por la dignidad del ser humano.

Y sobre todo exigimos al Gobierno un compromiso decidido con los Derechos Humanos y con la protección internacional de las personas refugiadas, sin recortes ni sumisiones a la política de control de fronteras.

En este Día Mundial del Refugiado les pedimos que recuerden a los más de 43 millones de personas que se ven obligadas a dejar sus países y luchan por sobrevivir. No dejen que caigan en el olvido y démosles una oportunidad para reconstruir sus vidas. La responsabilidad de lo que les ocurra… también es nuestra.

 

Ir a evento en Facebook