El pasado mes de septiembre se llevó a cabo nuestro I Encuentro de empresas, entidades sociales y personas refugiadas y solicitantes de protección internacional. Nos acompañaron 13 jóvenes migrantes y solicitantes de protección internacional. Por el sector empresarial participaron  Farmacia “Raimundo Fernández”, Influence RRHH, Brasa y Leña, Carpintería “Sánchez Villalba” y Elsamex y por el área de entidades sociales tales como, Centro de Acogida a Refugiados (CAR) Alcobendas y Vallecas, ACCEM y Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

 

Desconocimiento y trabajo en red

Una gran desconocida es la realidad de las personas solicitantes de protección internacional o refugiados. No obstante, estas personas tienen competencias muy valoradas por los empresarios como el compromiso, la flexibilidad, el manejo de idiomas, capacidad de adaptación a contextos y situaciones diferentes, entre otras.

En este sentido y a través del trabajo en red entre Empresarios y Entidades Sociales estamos desarrollando proyectos en conjunto en la formación de personas que están inmersas en itinerarios  de inserción socio-laboral.

Una realidad socio-laboral y tres protagonistas

A la llegada al país de acogida, las personas manifestaron que por una parte la urgencia de encontrar trabajo y el desconocimiento de los códigos culturales, sociales y laborales del país de origen, les impedía darse cuenta que aprender el idioma, formación profesional y establecer relaciones y tejido con entidades y grupos de personas es el primer paso para una búsqueda de empleo efectiva.

“Estos elementos han facilitado mi inserción laboral y poder entender mejor la sociedad del país en el que ahora estoy” Persona Refugiada

Los empresarios valoraron positivamente la relación con entidades sociales porque les posibilita buenos/as candidatos/as para sus organizaciones, y también porque el análisis inicial de perfil que se realiza desde el tercer sector consigue agilizar y enriquecer el desarrollo en los procesos de selección de personal. Por su parte los/as beneficiarios/as afirmaron que las entidades sociales facilitan su acceso a las empresas, que de forma individual sería casi imposible.

 “Los currículos que nos llegan a puerta fría no los leemos en un 98 %, en cambio revisamos el 100% de los remitidos por organizaciones sociales” Empresario

Por su parte, desde el tercer sector se confirmó que una mayor relación y colaboración entre empresas y profesionales de entidades sociales, posibilita la creación de espacios de encuentro y reflexión donde pensar juntos sobre los mercados laborales y colectivos en búsqueda activa de empleo.

mesa-redonda-2

La nueva realidad en la búsqueda de empleo

Desde la óptica empresarial se nos anima a fomentar más el Autoempleo, y a romper con la poca “cultura” que se tiene en España ante esta modalidad en la búsqueda de empleo. Desde el área técnica se alerta sobre las grandes dificultades administrativas y económicas que surgen en el momento de poner en marcha este tipo de iniciativas.

Aunque la formación es un elemento fundamental, muchas veces lo que valora la empresa es la actitud de la persona futura trabajadora. Por lo tanto, desde el tercer sector reforzamos las competencias más valoradas por las empresas: trabajo en equipo, organización, confianza, actitud proactiva, habilidades sociales, etc.

Empresas y entidades sociales apostaron por encontrar puntos en común en la realidad de la búsqueda de empleo de las personas solicitantes de protección internacional y refugiadas. No obstante, para estas personas estos espacios dignifican su profesionalidad en un ambiente diferente a una intervención social o entrevista de trabajo.