Djiby Mbaye, en TRECE: “Los sueños de un español son los mismos que tengo yo”

Djiby Mbaye es de Senegal, tiene 28 años y llegó a nuestro país con tan solo 14 años. El joven senegalés ha contado en 'TRECE al día' cómo esa era su prioridad: encontrar un futuro mejor. "Era mi reto y mi pensamiento. Al llegar, he encontrado casi todo lo que estaba buscando y, actualmente, estoy bien", afirma.

La idea de Djiby era llegar y ponerse a trabajar cuanto antes, pero su situación era difícil. Por esa razón, estuvo estudiando y formándose hasta los 18 años en un centro de menores.

Mbaye sí recuerda quién fue la primera persona que le tendió la mano en España. “La primera persona que me tendió la mano fue una persona de la Cruz Roja, cuando nos sacaban del mar y nos dan algo caliente, porque es súper duro después de varios días en el mar", rememora. 

Sales sin que lo sepan tus padres y llegas a un sitio que no conoces

Djiby reflexiona sobre lo que tuvo que hacer para encontrar un futuro mejor. Una de las batallas que libró fue contra el miedo a lo que se podría encontrar cuando salió de su país. Sin embargo, podía más su deseo de arribar en Europa.

"La verdad es que sí tuve miedo. Al final, son consecuencias y situaciones que te llevan a tomar esa decisión. Igual no era lo correcto, pero en esos momentos no veía otra cosa que no fuera esto. Al final, sales sin que lo sepan tus padres, porque jamás te dejarían, y llegas a un sitio que no conoces, que es Europa, y siempre has visto por la tele que la gente vive bien y es diferente", explica.

Del CIE a cumplir sus sueños

El educador de la Fundación La Merced Migraciones se muestra agradecido con la entidad por la acogida y el acompañamiento. Djiby no se olvida de su paso por un CIE. Estuvo durante unas horas, que le bastaron para compartir esta reflexión ante las cámaras de TRECE.

"No es un sitio digno para nadie, porque son personas que no han cometido sino que por estar en España en situación irregular, con problemas administrativos. Cuando estás ahí, sientes como que has hecho algo, que has robado o matado a alguien, como la gente que tiene que estar en la cárcel. Ahí estás con mucha angustia, no puedes hablar con tu familia. Es una situación bastante dura y difícil".

El balance que hace Djiby desde su llegada a España es positivo. Se formó, estudió y consiguió trabajo en la fundación."Puedo decir que he cumplido mi sueño. En España he recibido una educación diferente, he podido estudiar y formarme, y, actualmente, estoy trabajando en un centro con chavales refugiados y migrantes con problemas de salud mental".

Ahora, trata de ser una referencia y una esperanza para otros jóvenes que han seguido el mismo camino que él. "Trato de enseñarles lo que me enseñaron mis educadores a mí, para que ellos puedan tener también un futuro mejor y una situación en regla. Todos nosotros venimos a Europa a buscar el mismo sueño. El mismo sueño que tiene un español es el mismo que tengo yo, no cambia. No hay nada que nos pueda quitar ese sueño".